Relatos publicados en 2014

VOLVER A ESCRITURA

Esta es una recopilación de mis relatos publicados en el año 2014:




LAS AVENTURAS AMOROSAS DE UN BUFÓN


Antología

Mi relato Las aventuras amorosas de un bufón forma parte de la antología 152 Rosas Blancas, publicada por Divalentis Editorial.


Se puede leer a continuación:

Las aventuras amorosas de un bufón - M.A. Álvarez


¡Este humilde bufón va a contaros una curiosa historia que os dejará boquiabiertos!

Estaba yo hace unos años sirviendo a otro rey en otra comarca y una doncella de la reina acudió a mí en busca de ayuda. “¡Curioso!” Pensé cuando reparé en que mi aspecto, del que tanto huían las damas, hizo perfilar mi ingenio y este último me permitía acercarme a ellas. Tengo la altura de cualquiera de vosotros, no gozo de ágiles movimientos, se encorva levemente mi espalda y la mala fortuna hizo que al caminar no pueda levantar uno de los pies del suelo. ¡Observad que es cierto lo que os cuento mientras recorro de un lado a otro la sala! No obstante, lo que no os mostraré es mi rostro. ¡Pues os aseguro que está mejor tras esta máscara y que más de una dama gritaría y huiría despavorida si lo viera! Y apuesto a que también algún que otro caballero, que prefiero no señalar…

Aunque creo que hablaba yo de otros menesteres… ¡Ah sí! ¡La doncella! Ella me pidió que alegrara a su reina con un discurso apropiado para ella y así lo hice. No obstante, mayor fue mi sorpresa cuando descubrí que más afligida estaba la criada que su señora y que cada noche, la joven acudía a la fuente del patio buscando soledad y allí, llorando, desahogaba su pena. Como buen bufón, yo no podía permitir que tal pesadumbre invadiera a la muchacha, y en una ocasión me aproximé e intenté hacerla reír. Sin embargo, no pude arrancarle ni una leve sonrisa. ¡Pero jamás desistí! Acudía junto a ella cada noche, dedicando todo mi empeño a aliviar sus ánimos.

Debo reconocer que en un principio hacía caso omiso a mis esfuerzos pero con el tiempo llegué a notar que incluso me esperaba. Comenzaba a sentir que algo nacía en mi interior… Una calidez en el corazón... Deseaba verla cada noche y os aseguro que sus palabras eran cada vez más dulces.

Pero había otro pequeño detalle… No era ella la única dama a la que agradaba mi grotesca presencia, pues la reina comenzó a hacerme llamar muy a menudo y empecé a sospechar… ¡Así que intentad imaginar mi situación! Al atardecer me dirigía a un salón privado con la reina y por la noche a la fuente. Del salón a la fuente, de la fuente al salón... Las dos damas riendo con mis elocuencias, acarameladas con mis palabras, ¡que comenzaban a cortejarlas! Hasta que un día… ¡La misma reina me pidió que la besara! ¿Y qué iba a hacer yo? Tenía que cumplir sus órdenes, ¿verdad? ¿Cómo iba a decirle que no? Estaba confuso… y no sabía si amaba más a la reina o a la doncella.

Su mirada se volvía insistente… Le pedí entonces que cerrara los ojos, me aparté la máscara para besarla y justo en ese instante, ¡la doncella entró en la estancia y nos sorprendió!

Le rogué que no sacara conclusiones precipitadas. Sin embargo, para mi sorpresa, no se asombró ante lo que estaba aconteciendo. Se acercó a nosotros y nos pidió unirse a nuestras muestras de amor y también nos besamos… Y del salón nos dirigimos los tres a la alcoba… Volvimos a besarnos… acudimos al lecho y ya adivinaréis lo que terminó por ocurrir…

Y ahora… os pido que reflexionéis y os hago la siguiente pregunta: ¿Os habéis creído toda esta historia?
...
...
...
¡Pues yo tampoco!


En mi blog hay información sobre cómo adquirir un ejemplar de la antología.



UN PUÑADO DE RELATOS


Antología

Mi relato Un puñado de relatos ha sido publicado en el Número 4 de la revista Valinor, (Editorial Valinor)


Así comienza:

Un puñado de relatos - M.A. Álvarez Rodríguez


La dama del bosque.

Así comenzaron a llamarla. Sin embargo, cuando el reino se vio sacudido por una terrible epidemia, la acusaron de ser una bruja y la persiguieron. Ella buscaba un escondite en lo más profundo de la espesura, pero en su camino encontró a un caballero a cuyos pies yacía otro, herido.




VOLVER A ESCRITURA